POR CUESTIONES LEGALES, OCULTAMOS LA IDENTIDAD DEL NIÑO DE LA FOTO LO QUE NO PODEMOS, ES OCULTAR SU REALIDAD

0
250

Muchos niños trabajan en el basural de nuestra ciudad, es una realidad que todos los que alguna vez fuimos hasta ese sector podemos observar.Que un niño esté en ese lugar, no es por desidia de sus padres, sino porque ellos tienen ahí su única fuente de ingresos y ellos, como otras tantas familias, ahí comen, ahí viven, ahí esos niños juegan con pedazos de juguetes desechados por otros niños con mayores posibilidades, de ahí también salían hacia sus escuelas…Lo que para la mayoría de los Oranenses es un lugar al que jamás irían, es el destino diario de los padres de ese niño porque resulta que lo que nosotros consideramos basura ellos lo ven como una fuente de ingresos, ya que separan cartón, plástico, cobre, aluminio y otros elementos que al venderlos les sirve para tener un plato de comida digno. Siendo eso quizás lo único digno que de ahí se obtiene pero, por ironías de la vida, ese pan obtenido de procesar desechos, es un pan humilde pero mucho más digno que el que comen quienes hacen negociados con la salud y con la pobreza de la gente.Sabemos que algunas personas son amantes de lo ajeno y arrebatan con la rapidez de la luz aquello que a otros les costó horas de esfuerzo para obtenerlo. Pero las familias que trabajan en el basural no están robando, sino que buscan entre la basura un futuro mejor para sus hijos.El gobierno no desconoce que niños y niñas pasan horas escarbando en la basura en búsqueda de aquello que les sea útil para ayudar a sus padres.El gobierno tampoco les da a esas familias la posibilidad de un trabajo digno, salubre o más humano y, cuando surge un atisbo de solución o mejora para la vida de los “trabajadores del basural”, lo convierten en un amañado proyecto de reciclaje pretendidamente «primermundista» en el que dos o tres sinvergüenzas sacan rédito, porque esos sinvergüenzas son incapaces de generar un proyecto comunitario de trabajo sustentable que aliviane las durísimas e insalubres condiciones de los que allí trabajan desde hace años.